ÓPTICA ALOMAR BARCELONA

ÓPTICA ALOMAR BARCELONA
Especialistas en gafa para ojo seco leve, grave, Sjögren, alérgias (polen - ácaros - polvo) y gafas deporte graduadas (homologadas), para todas y cada una de las disciplinas deportivas

sábado, 4 de febrero de 2017

OJO SECO: LAGOFTALMOS


LAGOFTALMOS NO TIROIDEO:


  •  Lesión del VII par craneal (Nervio Facial), localización periférica, con afección del núcleo y la rama superior, las lesiones cortical o central de dicho nervio no afectan al sistema de cierre palpebral.
    • En su papel secretor inerva las glándulas sudoríparas de la cara, glándulas salivales y lagrimales.
    • El párpado del lado afectado se encuentra más abierto por predominio del elevador del párpado superior (inervado por el III par) sobre el orbicular de los párpados, esta condición es el lagoftalmo.
    • Existe epífora (lagrimeo ocular) del lado afectado.
    • Los rasgos faciales se encuentran desviados hacia el lado sano.
    • Cuando el paciente sopla se abulta la mejilla del afecto.
    • Al sacar la lengua ésta se desvía al lado paralizado.
    • En el lado afecto la sensibilidad puede estar embotada y puede haber cambios vasomotores y edema.
    • Al cerrar el párpado, el globo ocular asciende y queda una zona de córnea o esclera expuesta (signo de Bell) con posibles lesiones por evaporación (Queratitis por exposición), que obligan a ocluir el ojo.
  • Aumento del tratamiento tópico mediante sustancias humidificantes.
  • En casos extremos o prolongados, se efectúa tratamiento quirúrgico:
    • Tarsorrafia (T): fusionar párpado superior e inferior total o parcialmente.
    • No siempre es necesario realizar una T completa, basta con una externa que consiste en la unión del tercio externo de ambos párpados, justo para proteger de forma adecuada la córnea y para que la hendidura palpebral residual permita una correcta función visual.

LAGOFTALMOS TIROIDEO: ORBITOPATÍA TIROIDEA


  • Enfermedad inflamatoria, autoinmune y autolimitada que afecta los tejidos orbitarios (tejido conectivo ) y periorbitarios.
  • Más frecuente en la mujer entre la cuarta o quinta década de la vida, asociada a estados de hipertiroidismo, agravada por el tabaquismo y los estados de estrés, por lo general bilateral, aunque puede manifestarse de manera unilateral.
  • Se caracteriza, fundamentalmente, por retracción palpebral y exoftalmo.
  • Su tratamiento va desde la simple protección del globo ocular en las formas leves, al uso de glucocorticoides u otros inmunosupresores, hasta la cirugía de descompresión orbitaria en los casos más graves.

Síntomas y signos, aparición progresiva, gradual e insidiosa y sensación de:
  • Arenilla
  • Diplopía.
  • Disminución de la agudeza visual.
  • Edema palpebral y conjuntival.
  • Fotofobia.
  • Lagrimeo.

Párpados
  • Retracción palpebral (signo cardinal) dada por hipertonía simpática del músculo de Müller, fibrosis y adherencias en los retractores del párpado superior.
  • La zona del limbo corneal, correspondiente a las doce horas, normalmente cubierto 1 mm por el párpado, queda al descubierto.
  • Edema periorbitario palpebral por la mañana.
  • Hiperemia palpebral y conjuntival en la fase inflamatoria severa.
  • Exoftalmos, leve o grave con subluxación del globo ocular.
  • Quemosis conjuntival.
  • Lagoftalmo nocturno que puede producir desepitelización corneo-conjuntival.
  • Queratitis por exposición, que puede llegar a la formación de una úlcera de la córnea y perforación del globo ocular.
  • Restricción de la motilidad ocular por el engrosamiento de los músculos extraoculares.
  • Neuropatía óptica compresiva no relacionada con el grado de exoftalmos, a veces presente en exoftalmos pequeños (disminución de la visión), si no se trata a tiempo, puede provocar atrofia óptica.

Factores que favorecen o agravan la orbitopatía:
  • Historia familiar de enfermedad tiroidea.
  • Tabaquismo.
  • Descontrol tiroideo (hipertiroidismo o hipotiroidismo iatrogénico).
  • Inicio agudo o subagudo de la enfermedad.
  • Tratamiento con yodo radiactivo, por lo que se recomienda tratamiento con terapia esteroidea, previo, durante y después de este tratamiento.


Tratamiento
  • Aliviar síntomas y reducir las complicaciones y secuelas visuales y psicológicas que repercuten grandemente en la calidad de vida de estos pacientes.
  • El diagnóstico se debe realizar de forma precoz, y el tratamiento adecuado según la severidad y el grado de actividad clínica, con el fin de devolver al paciente recuperado a su entorno laboral, social y familiar.


Fuente: