ÓPTICA ALOMAR BARCELONA

ÓPTICA ALOMAR BARCELONA
Especialistas en gafa para ojo seco leve, grave, Sjögren, alérgias (polen - ácaros - polvo) y gafas deporte graduadas (homologadas), para todas y cada una de las disciplinas deportivas

lunes, 30 de mayo de 2016

SÍNDROME OJO SECO TRAS CIRUGÍA REFRACTIVA




Posibles novedades terapéuticas.

  • Gran parte de los pacientes de síndrome de ojo seco (en nuestro caso debido a la cirugía refractiva) cuando salen de la consulta del oftalmólogo especialista se sienten desanimados con lo que nos ofrecen para mejorar nuestra sintomatología. 
  • Muchas veces por no decir todas, las posibilidades terapéuticas no nos proporcionan una mejoría sustancial. 
  • La frustración es más intensa cuanto más severo es nuestro ojo seco, muchas veces acompañado de neuralgia corneal (dolor neuropático), lo cual agrava los síntomas subjetivos: dolor, pinchazo, etc. Esto incrementa aún más el estado de desánimo e indefensión al sentirte incomprendido/a por el especialista que te trata, cuando en algunas ocasiones te dice aquello de; ‘tampoco tienes el ojo tan seco’ o ‘hay gente que tiene más sequedad y no se queja tanto. 
  • A parte de los tratamientos paliativos, a día de hoy solo se cuenta con un medicamento capaz (y no en todos los casos) de incrementar la producción de lágrima, aprobado por la FDA hace trece años, Restasis. Un síndrome cuya prevalencia crece entre la población de forma sostenida durante los últimos años merece a todas luces un arsenal terapéutico más amplio y más eficaz.

¿Qué posibilidades hay de que el panorama cambie aunque sea lentamente?

  • Existe actualmente una batería de principios activos que está siendo evaluados en ensayos clínicos. De todos ellos puede que algunos no lleguen a ser aprobados nunca por los organismos regulatorios, e incluso muchos de ellos no podrán progresar en las diferentes fases de sus ensayos por no poder reportar los beneficios y la seguridad en su uso que se les presuponía, pero otros sí que lo conseguirán y entonces todos tendremos más posibilidades de afrontar nuestra enfermedad. 
  • Básicamente el estudio de esta enfermedad multifactorial demuestra que una película lagrimal inestable (en nuestro caso provocada por la cirugía refractiva) produce un daño en la superficie ocular que esta desprotegida frente a las agresiones ambientales. Cuando esta situación se mantiene en el tiempo, la lágrima llega a presentar un estado hiperosmolar que produce a su vez un estado inflamatorio y una disminución de la sensibilidad corneal que a su vez debilita la producción fisiológica de la lágrima. Un círculo vicioso el cual es difícil de romper. Los estudios actuales en su mayor parte se centran en bloquear el estado inflamatorio que alimenta el síndrome de ojo seco. 

Fuente: