ÓPTICA ALOMAR BARCELONA

ÓPTICA ALOMAR BARCELONA
Especialistas en gafa para ojo seco leve, grave, Sjögren, alérgias (polen - ácaros - polvo) y gafas deporte graduadas (homologadas), para todas y cada una de las disciplinas deportivas

jueves, 4 de mayo de 2017

OFTALMIA NODOSA


  • Proceso de afectación ocular por contactos con orugas de lepidópteros, aunque con el incremento de mascotas domésticas de tarántulas, se han producido casos de oftalmia nodosa de diverso pronóstico según la especie causante.
  • Su cuerpo está recubierto por unos dardos con veneno 500.000 por oruga, estos dardos se llaman tricomas, miden unas 100 a 200 micras, su estructura es tal, que una vez en la piel cuanto más nos rascamos más penetra en ella.


CAUSANTE

Oruga procesionaria (Thaumetopoea pityocampa)
  • En primavera, las alergias y las plagas aumentan, es una oruga que invade por igual las especies arbóreas, especialmente los pinos, que forman bosques, jardines, parques y zonas residenciales en el sur de Europa.

Araña Tarantula: (Selenocosmia, Phlogiellus, Acanthoscurria, Brachypelma, Grammostola y Lasiodora)
  •  Poseen varios tipos de pelos urticantes en la cara dorsal de su abdomen, que pueden ser lanzados por millares para irritar e incapacitar a sus agresores.
  • En víctimas humanas estos pelos pueden causar prurito en la piel o penetrar a través de la córnea provocando reacciones graves en el ojo.
  • El tamaño de estos pelos oscila entre 0'06 - 1'5 mm de longitud.




SÍNTOMAS
  •  Dolor difuso.
  •  Edema o hinchazón de la conjuntiva y los párpados.
  • Empeoramiento de la reacción inflamatoria durante los siguientes días.
  • Formación de nódulos conjuntivales amarillentos que rodean normalmente el pelo de la oruga incrustado, y dan nombre a la afección conocida como oftalmia nodosa.
  • Hiperemia, (ojo rojo, aumento en la irrigación del ojo).
  • Lagrimeo.
  • Sensación de cuerpo extraño.
  • Sensación de escozor y de sequedad.
  • Sensibilidad a la luz (fotofobia).


DIAGNÓSTICO
  • Se basa en la historia clínica de exposición y la aparición de signos inflamatorios locales o sistémicos. La extraordinaria capacidad de migración de estos pelos (tricomas o cerdas) y su gran poder para inducir inflamación en las diferentes estructuras oculares, hacen que esta enfermedad sea de difícil tratamiento.
  • El estímulo inflamatorio es provocado, por la presencia de un cuerpo extraño en los tejidos oculares.

o   Pelo de la oruga: por la thaumatopeína (toxina de los tricomas que induce la degranulación de los mastocitos, células del tejido conjuntivo).
o   Araña: pelos urticantes (cerdas) con muchas púas parecidos a anzuelos o arpones.

CLÍNICA
  1. Queratoconjuntivitis transitoria que tras tratamiento con esteroides se resuelve sin dejar secuelas. 
  2. Granulomas corneales.
  3. Iritis.
  4. Sinequias periféricas en la cámara anterior del ojo.
  5. Cataratas.
  6. Vititis (incluso con indicación de vitrectomía y exéresis de la catarata).
  7. Coriorretinitis.
  8. Panuveitis de años de duración con secuelas de glaucoma crónico y pérdida de agudeza visual (p.ej: tarántula chilena Grammostola cala).


SIGNOS
  • En casos, tras la resolución del cuadro agudo con esteroides, hay presencia de pelos urticantes latentes en el estroma corneal, visualizados con la lámpara de hendidura.
  •  Se precisan de controles oftalmológicos sucesivos, sobre la presión intraocular y de agudeza visual para evitar secuelas o complicaciones posteriores (glaucoma crónico pérdida de agudeza visual).
  • Queratitis superficial caracterizada por una siembra de puntos grisáceos irregularmente distribuidos sobre la córnea, constituyendo, a veces, verdaderas nudosidades. Cada uno de estos puntos sería debido a la presencia de un pelo que secreta una sustancia irritante.
  • El cuadro clínico puede variar, desde síntomas locales hasta compromiso sistémico grave.
  • Asociadas a veces manifestaciones sistémicas inespecíficas como malestar general, náuseas, vómitos, diarrea y/o lipotimia.




TRATAMIENTO
  • El tratamiento consistirá en antihistaminicos y costicosteroides oftálmicos tras retirar la mayor cantidad de pelos urticantes con el uso de la lámpara de hendidura.
  •  No es posible en la práctica por dos motivos.

o   Daño corneal al intentar extraerlos por su localización profunda debido a la gran capacidad de penetración de los tricomas. Con el tiempo los pelos van ascendiendo progresivamente hacia el epitelio, se seccionan a medida que se van exteriorizando y desaparecen.
o   Su gran fragilidad y forma de anzuelo, hace imposible su extracción con una pinza.
  • El tratamiento médico está encaminado al alivio sintomático con colirios anti-inflamatorios, anti-histamínicos, o antibióticos según la intensidad del cuadro.


CONCLUSIÓN
  • El pronóstico es benigno.
  • La oftalmia nodosa es una patología poco frecuente, que hay que considerar en el diagnóstico diferencial del ojo rojo con molestias y sintomatología aguda.
  • Muchos casos están diagnosticados erróneamente de conjuntivitis crónica inespecífica de larga evolución.


Bibliografía

Jay H. Krachmer y David A. Palay. Atlas de la córnea. Elsevier España, S.A. 2008; 15:281
Watson PG, Sevel D. Ophthalmia Nodosa. BJO 1996; 50:209-217

F. Bergillos Gasión y M.Angeles Rivas. Toxinologia clinica. Lesiones por picaduras y mordeduras de animales, volumen 1. Bubok Publishing S.L;  356-357